¿Para qué sirve un pagaré?

El pagaré tiene diversos usos, y su aplicación puede variar, siendo esto a discreción de las partes que lo suscriben.

Un pagaré sirve para realizar transacciones comerciales, es también utilizado para garantizar mercancía, e incluso en controversias judiciales como garantía de reparación de daños.

Es utilizado constantemente para cerrar tratos teniendo la función de garantía, y emulando la función del aval o del fiador, sobre todo en algunos contratos de arrendamiento.

Es una excelente herramienta en los negocios

El pagaré sirve para cerrar contratos.

Tiene una ventaja respecto a la letra de cambio, pues el hecho de que contenga la palabra “Pagaré” le adjudica un poder de cobranza avalado por la ley, en especial en los códigos de comercio de cada estado.

Los pagarés al igual que todos los títulos de crédito, conceden un derecho subyacente a cobrarlo mediante procedimiento judicial, pero el pagaré en especial, es susceptible de realizarse en un cobro por vía penal o con embargo de propiedades para garantizar el monto adeudado.

Los intereses que se aplican en este documento, pueden establecerse a discreción de las partes, aunque también existen regulaciones en este sentido en las leyes.

Estas regulaciones también cambian según las ciudades, países y culturas.